jueves, 12 de marzo de 2009

El ejemplo de la Ciudad de México.

Ernesto Morosini

A finales del año 2000 el Gobierno de la Ciudad de México emitió el controvertido Bando No. 2 de Gobierno[1] para restringir el crecimiento desordenado de la Capital Mexicana, que era provocado por la masiva edificación de unidades habitacionales y desarrollos comerciales. De esta forma, las Delegaciones Álvaro Obregón, Coyoacán, Cuajimalpa de Morelos, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco fueron las nueve demarcaciones políticas que quedaron “protegidas” ante el inminente crecimiento urbano que se venía practicando desde años atrás en el Distrito Federal.

Esta medida provocó que muchas empresas desarrolladoras de vivienda, volvieran los ojos hacia otras entidades federativas, como: Puebla, Querétaro, Hidalgo y principalmente el Estado de México. En dichos Estados, los desarrolladores inmobiliarios aprovecharon la disponibilidad de grandes superficies de tierra para construcción, y desde entonces, se edificaron viviendas de interés social, predominantemente. Como sabemos, el déficit de vivienda en nuestro país es sumamente alto[2] y dentro de las prioridades que ha venido instrumentando el Ejecutivo Federal, está la dotación de vivienda para abatir los grandes rezagos existentes. Desafortunadamente, la concentración de grandes unidades de vivienda en la zona conurbada de la Ciudad de México ha provocado un sin número de problemas, debido principalmente a la saturación de la infraestructura vial.

Otras empresas del ramo inmobiliario, apostaron por el aprovechamiento de predios dentro de la llamada “Ciudad Central”, que abarca cuatro Delegaciones del Distrito Federal: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza, y que gracias a los incentivos del Gobierno de la Ciudad para promover la redensificación urbana en esta parte de la ciudad, se han logrado importantes transformaciones urbanas en tan solo cuatro años. Anteriormente, la zona en cuestión, sufría de un despoblamiento intenso por la proliferación de usos del suelo comerciales y mixtos, así como la percepción generalizada de una degradación en el medio ambiente urbano. Dichos predios factibles de aprovechar, eran terrenos ocupados por viviendas unifamiliares de uno y dos niveles y en los cuales, previa demolición del viejo inmueble, se construyeron edificios de departamentos o pequeños conjuntos de casas unifamiliares.

Sin embargo, no se debe soslayar que la edificación de vivienda nueva es un factor determinante en el desarrollo urbano, pues aquellos sitios donde se crean nuevos asentamientos humanos donde no existían antes, requerirán de complementos urbanos que garanticen una calidad de vida satisfactoria a sus moradores. La planeación del desarrollo urbano es el eje rector por el cual se deben guiar los encargados del crecimiento de la ciudad y exigir a las empresas desarrolladoras, mediante los instrumentos legales correspondientes, la plena responsabilidad cuando se trate de edificación de espacios para vivienda. Los fraccionamientos y unidades habitacionales de nueva creación deben ser planeados como elementos que contribuyan al buen funcionamiento de la ciudad y no simplemente como “ciudades dormitorio” que no cuentan con equipamiento urbano adecuado ni la infraestructura necesaria. Sucede que muchos de estos fraccionamientos están subordinados a un núcleo urbano, donde su población lleva a cabo cuestiones de trabajo, de educación, de recreación y demandan una serie de servicios. El problema de la existencia de este tipo de desarrollos es que cuando llegan a ser demasiados, pueden causar infinidad de trastornos en el centro urbano del cual dependen.

En los últimos diez años hemos sido testigos de cómo el mercado inmobiliario ha ido creciendo y ocupando espacios de la zona conurbada de Jalapa, creando nuevos fraccionamientos y unidades habitacionales, en los cuales el equipamiento urbano es escaso o nulo, y además, la red vial que utilizamos, no proporciona el soporte adecuado para nuestro excesivo parque vehicular, mismo que cada vez aumenta sin que nadie pueda hacer nada al respecto. Es verdad que existe un grave déficit en materia de vivienda, pero también es alarmante que el día de mañana contemos con una ciudad cuya extensión territorial llegue a ser asfixiante y detone problemas similares a los de la Zona Conurbada de la Ciudad de México.

Por otra parte, sería interesante estudiar la factibilidad de implementar en algunas zonas de nuestra ciudad la iniciativa aplicada en la llamada “Ciudad Central” del Distrito Federal. La ciudad de Jalapa puede adquirir al paso del tiempo una buena forma y hacer del espacio cotidiano un mejor lugar para vivir. Es cuestión de dirigir el crecimiento de nuestra capital hacia donde queramos llegar.
____________

[1] http://www.comsoc.df.gob.mx/noticias/bandos.html?id=262561

[2] Según declaraciones de la secretaria de Desarrollo Urbano del “gobierno legítimo”, Laura Itzel Castillo, mencionó que en México hay un déficit de 12 millones de casas, de las cuales 5.3 millones forman parte del retraso en la materia y 6.7 millones corresponden a las nuevas necesidades de la población. 28 de Octubre 2007, en
http://www.gloobal.net/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?id=3494&entidad=Noticias

Fotografía: Ernesto Morosini. Calles de Enriquez, Clavijero y Ávila Camacho, de la ciudad de Jalapa, Ver.
Publicado en el semanario Punto y Aparte de Jalapa, hace ya un tiempo...

3 comentarios:

SACATRIPAS dijo...

Muy interesante Arki. Ojalá puedas darme tu opinión sobre las nuevas construcciones de vivienda. Siempre me inquieta ver todos esos edificios de departamentos nuevos con sus paredes de tablaroca y pisos de unicel. En una ciudad como la de México me parece angustiante sobre todo para los que guardamos en la memoria el sismo del 85.

Gracias.

Federico dijo...

Así es, me parece que en los ultimos años ha mejorado mucho la calidad de vida de nosotros los habitantes de la ciudad de méxico, creo que es sumamente importante volver a la ciudad y formar una comunidad, por muchos años la gente vivió con miedo a la ciudad y eso se nota en el crecimiento desmedido de "suburbios" como ciudad satelite y el area conurbada de la ciudad de mexico, estos lugares ya no son eficientes, la gente necesita bajarse de su carro y usar un buen transporte público, así como la comodidad de encontrar todo cerca en tu mismo barrio...

Excelente Post arqui... ya veremos como cambian nuestras ciudades con el tiempo, por cierto un ejemplo de ciudad planeada y con excelente calidad de vida es querétaro... ojalá hablemos pronto de esa bella ciudad.

También te invito a mi blog y twitter, aca estan las direcciones...

twitter http://bit.ly/6e0rbe
blog: http://hpcreatividad.net

Saludos!!

Ernesto dijo...

Federico, gracias por tu comentario.

Con respecto a lo que escribes de Ciudad Satélite, el Arq. Domingo García Ramos, se propuso un ciudad que funcionara como una ciudad dormitorio para los que trababajaban en el DF, pero al paso del tiempo todo se urbanizó y la ciudad satélite pasó a ser parte de la mancha urbana del DF.

Querétaro es una ciudad maravillosa, y muy limpia, debo decir. Las compañías inmobiliarias también están haciendo de las suyas allá. Espero que no la echen a perder.