viernes, 5 de septiembre de 2008

Fobia Semafórica

Ernesto Morosini
Fotografía: Hugo Izarra. Londres.



Me llevaba de la mano a todas partes
como si fuese el hermano tonto
o el niño que siempre se pierde.

Se hace difícil recordarla,
pensar en su voz, siquiera,
sin sentir esa opresión suave
y sudorosa en la palma y
en el dorso de la mano.

Me decía: voy a contarte
otra vez
la historia del invernadero,
y volvía a repetir el relato,
parte por parte,
como la primera vez,
hasta el último detalle.

Y luego estaba
su fobia semafórica,
decía: ¿Has visto, Hugo,
qué mundo de locos éste?
Donde los árboles han
de ceder su espacio
a los semáforos,
recortar sus ramas,
abrirles paso,
para que sus luces rojas
se propaguen.

Y al día siguiente, lo mismo:
Recuérdame que te cuente
otra vez
lo del invernadero.

“El hermano tonto” Autor, Hugo Izarra



Al hablar de infraestructura urbana se habla de un tema fundamental en el desarrollo y crecimiento de cualquier ciudad. No podemos concebir la correcta función del espacio urbano si este no cuenta con los requerimientos básicos de infraestructura, los cuales comprenden desde el suministro de agua potable, de drenaje y de alcantarillado, de electrificación, de alumbrado público y de vías de transporte, entre otros.

Cuando alguna ciudad llega a toparse con alguna barrera que frena el proceso de su crecimiento, se deduce entonces que un “umbral” ha sido alcanzado. Dichos umbrales no son más que barreras que limitan el desarrollo físico de la urbe,[1] por lo tanto se tienen que generar inversiones extraordinarias para infraestructura urbana a fin de que el umbral sea superado.

En la última década, los umbrales que se han presentado en la ciudad de Jalapa han provocado que se tenga que mejorar y construir nueva infraestructura a fin de ofrecer calidad de vida a sus habitantes. A pesar de que se han llevado una cantidad considerable de obras públicas, existe una situación que constituye un dolor de cabeza para la administración municipal que esté en turno: el tránsito y la vialidad.

En el periodo de 1998 a 2008 se construyeron varias obras viales, tales como el puente que une a Jalapa con el Boulevard Jalapa – Banderilla, así mismo también se edificaron los puentes viales de Plaza Ánimas, el de Plaza Américas, el de Murillo Vidal, el de la Av. Rébsamen, así como la ampliación de dicha arteria y la terminación del Arco Sur; también se realizó la apertura de Circuito Presidentes y el paso a desnivel de 20 de Noviembre y Maestros Veracruzanos. De igual forma fueron edificados el distribuidor vial Araucarias, el distribuidor vial de Las Trancas, y el puente “Fidelidad” que ofrece circulación continua de Lázaro Cárdenas a Murillo Vidal. Toda esta infraestructura vial fue construida supuestamente para aliviar el congestionamiento provocado por el tránsito vehicular en nuestra ciudad. Cabe destacar que aún falta la culminación del Perinorte y la del Libramiento de Jalapa. Hasta el día de hoy los jalapeños seguimos sufriendo con el tránsito cada vez que salimos a las calles de nuestra ciudad.

Este mes de Junio se han iniciado los trabajos para la construcción de un nuevo distribuidor vial que estará emplazado en la zona de Plaza Cristal. Junio, el mes en que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente está viendo morir a los árboles que circunstancialmente se atraviesan dentro del proyecto del distribuidor. Otros más tienen sus horas contadas, pues el espacio donde han vivido por muchos años, será ocupado ahora por estructuras de concreto armado para que los automóviles circulen. Personalmente me entristece, hasta las lágrimas, que esos árboles tengan una muerte tan poco digna y muchos ciudadanos muestren apatía por esa cuestión, porque según dicen, el progreso y la modernidad de la ciudad lo justifica.

En el Plan Municipal de Desarrollo de Jalapa, 2008 – 2010 se habla en los Ejes Rectores de Desarrollo sobre un tópico referido a La Ciudad Limpia, sobre la importancia que tiene hacer de Jalapa una ciudad sustentable en la que se debe cuidar el clima, proteger los árboles, zonas verdes y bosques, abatir los índices de contaminación del agua, el suelo y el aire, así como proteger el agua, son tan solo algunas de las tareas que resultan indispensables.[2] Por otra parte, el mismo Plan Municipal de Desarrollo menciona lo importante que representa la creación de circuitos que permitan desfogar arterias que ya superan su capacidad de tránsito y que en horas pico representan verdaderos problemas al flujo vehicular, la construcción de obras de alivio en cruces que en estos momentos son insuficientes y la creación y aplicación de programas que fomenten en la ciudadanía y sobre todo en los conductores una cultura vial.[3] Me queda la incertidumbre si realmente se desea cuidar el medio ambiente natural, pues la política que prevalece es hacer la mayor obra pública sin tener una consideración adecuada hacia la vida de los árboles que serán suprimidos y sustituídos por semáforos. ¿Es que no hay alternativas para corregir la saturación del tránsito vehicular que no cuesten más de cien millones de pesos y beneficie a todos los jalapeños?[4]

Es relevante señalar que la gran mayoría de los árboles que están dentro del trazo del distribuidor vial de Plaza Cristal son araucarias, el mismo tipo de árbol que inspiró a Enrique Carvajal, “Sebastián” para crear el símbolo de nuestra ciudad y que ahora será monumento póstumo a los árboles caídos.


[1] Desarrollo Urbano, Aplicación de la teoría de los umbrales para evaluar estrategias de desarrollo urbano. Pág. 14 SAHOP. México, D.F. 1978
[2] Plan Municipal de Desarrollo 2008 – 2010 Xalapa, Ver. Pág. 43
[3] Plan Municipal de Desarrollo 2008 – 2010 Xalapa, Ver. Pág. 70
[4] Según la información vertida en diferentes medios de comunicación, el Secretario de Comunicaciones (Secom) Marco Theurel Cotero, estima una cantidad que llega a los ciento veinte millones de pesos y que tiene como duración un año y medio.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos Ernesto, hace algun tiempo descubri tu blog por accidente y me agradó bastante, lo checo ocasionalmente y este el el primer "ladrillazo" que que te aviento jejeje, pero siempre con el mismo agrado, es chido saber lo que piensan todos lo colegas y aprender de los que mas experiencia tienen como en este caso, siguele echando ganas y siguenos poniendo a reflexionar acerca de la arquitectura con esas escenografias urbanas al puro estilo tuyo. Me despido Ernesto, suertee. ATTE. LURO

Ernest dijo...

Muchas gracias LURO.

No he publicado demasiado últimamente, pues me encuentro inmerso en unos Programas de Ordenamiento Urbano y el horario de oficina no me permite tener la misma flexibilidad que antes.

Gracias por el ladrillazo y no dejes de darte la vuelta.

Saludos

DIRECCION GENERAL dijo...

CUANDO ESTÁS DENTRO DE LOS "ORGANISMOS" RESPONSABLES, ES FÁCIL IDENTIFICAR DE DÓNDE VIENE EL PROBLEMA Y QUEDA ALGO CLARÍSIMO, LOS PROGRAMAS, MANUALES, PLANEACIONES Y HASTA LAS LEYES MISMAS CREADAS POR ELLOS PARA RESPETAR, MEJORAR, DEFENDER, ETC., ETC., TODO LO RELACIONADO O QUE ESTÁ INMERSO DENTRO DEL CRECIMIENTO DE LAS CIUDADES (EN ESTE CASO), SE OLVIDAN, SE PASAN POR ALTO, SE DESHECHAN, SE MANIPULAN Y ÉSTO EN LOS MEJORES CASOS, CLARO, Y ENTONCES, TODO EL TIEMPO, EL DINERO Y EL TRABAJO INVERTIDO EN LA REALIZACIÓN DE LOS MISMOS VA A DAR A LA BASURA, AL IGUAL QUE LOS ÁRBOLES, LOS CAUCES DE RÍOS Y OTROS MANTOS ACUÍFEROS, QUE EN EL MENOR DE LOS CASOS SU POBLACIÓN, SU CAPACIDAD, EN FIN, SE DISMINUYEN PERO EN OTROS, LOS ALARMANTES SE SUPRIMEN POR COMPLETO DE LA NATURALEZA SIN TENER UNA MANERA DE REUBICARLOS EN OTRA ZONA Y CLARO!! TENEMOS MÁS CALLES, AVENIDAS, PUENTES, VIADUCTOS (QUE PARA EL CASO SON LO MISMO CUANDO DE DAR PASO A VEHICULOS AUTOMOTORES SE REFIERE), PERO ÁRBOLES, PLANTAS, RÍOS, ARROYOS, LAGUNAS, ETC. NO TENEMOS NADA Y NOS QUEDAMOS Y NOS CONFORMAMOS DICIENDO AQUÍ HUBO, AQUÍ EXISTIÓ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ YA NO HAY MÁS... QUE UN CÚMULO DE PIEDRAS, ARENA, ACERO, CEMENTO, CALOR, CHARCOS, COCHES...
BIENVENIDOS A XALAPA!!!
LA CIUDAD DE LOS COCHES.